La salud, como botín político, entre las omisiones y la falta de acuerdos de fondo

La salud, como botín político, entre las omisiones y la falta de acuerdos de fondo

Pese a los avances edilicios, hay que decir que también siguen las críticas por demoras en la atención, lo que proviene de un problema endémico provincial. Mientras este problema no se resuelve, sigue sin haber respuesta oficial y sobran también omisiones de quienes manejaron el sistema llevándolo a esta debacle. Y la gente, debate sin saber el fondo de cada cuestión.

Entre el elogio y las críticas:

Por un lado, desde el oficialismo se destacó que la guardia no podía haberse realizado si no fuera por el apoyo directo de la gobernadora. Por el otro, muchos vecinos siguen reclamando que las esperas siguen siendo demasiado extensas. Estas ópticas son ambas correctas.

26233070_1009370789217078_8662919959061986306_o

El personal trabaja hace años con muy poco, salvando algunas excepciones, es lo que ha sostenido los servicios funcionando. El Municipio colabora con fondos propios cada vez más desde hace varios años con la cooperadora, pero no logró un impacto al nivel de lo esperado.

Es cierto que la gestión pasada ideó esta edificación, pero sin tener muy en claro qué función le daría (se decía que sería una nueva guardia y otras veces decían que era una UPA, una salita con mayor complejidad), al pasar el tiempo y no llegar los pagos a la empresa Miller S.A., se pararon las obras y no se llegó a cumplir la inauguración para el 2015 y ya en la gestión de Cambiemos, estuvo a punto de dejarse todo el proyecto, pero por pedido expreso del municipio, la máxima autoridad provincial resolvió terminar el financiamiento y la obra, que llegaron tarde, pero se está concluyendo.

Hasta allí lo positivo, dado que esto generó que hoy se pueda dejar de usar el lado del hospital que era realmente inadecuado para una guardia. Por el otro lado, la crítica de la cantidad de tiempo que se requiere para recibir atención sigue siendo igual, dado que no se modificó la cantidad de médicos que atienden, cuestión que no es propiedad exclusiva de nuestro distrito, sino de toda la provincia. Lo que lleva a pensar que la salud en toda la provincia sigue siendo altamente deficitaria a nivel general.

El Municipio pactó el proyecto de creación de un nuevo edificio moderno para el hospital y también gestó la idea de que el edificio viejo se transforme (obras mediantes) en un edificio con varios fines, principalmente de tipo universitarios. De todos modos, estos son planes de largo plazo que muchas veces quedan truncos y ya lo saben los rodriguenses, que vieron años atrás el proyecto faraónico del “hospital del Bicentenario” que pagaría PAMI, el cual no tuvo la colocación ni de un sólo ladrillo, pese a la catarata de anuncios desde el 2011 al 2014.

Mientras todo esto pasa, sectores oficialistas aún no encuentran modo de responder por la falta de médicos y de progresos en la atención y la oposición kirchnerista critica la gestión actual mientras sigue omitiendo la larga lista de fracasos y falsos anuncios que realizaron en la década pasada, cuando se solidificó una caída en los servicios que llevó al nosocomio a perder gran parte del prestigio que solía tener y lo dejó en la posición de ser catalogado como “uno de los tres peores entre los 88 de toda la provincia”. Tampoco hay respuesta de las gestiones del hospital.

El problema más importante que evita mejoras para la salud pública:

Lo que la gente desea de cualquier centro de atención y más aún en alta complejidad, es ser atendido. Obviamente tener equipos adecuados, limpieza, orden y espacio también es parte de la atención, pero nada avanza si no hay médicos y en este sentido, la gente debe saber, como hemos cubierto muchas veces, que el país vive un problema endémico a esta altura porque hace muchos años que la salud pública se paga tan poco en comparación con el ámbito privado que son pocos los médicos que quieren trabajar bajo esas condiciones. Esto también agrava el problema de la falta de muchos especialistas, porque hay especialidades que casi no se encuentran más y a medida que los médicos más antiguos se jubilan, no hay nuevos para hacerse cargo de los servicios.

Los vecinos suelen reclamar con sus gobiernos municipales la falta de médicos, pero las verdaderas razones no quedan al alcance de la gente y la mayoría desconoce que el problema es tan amplio, lo que lleva a que no se genere una presión adecuada para generar un verdadero acuerdo nacional que direccione políticas que apunten al problema de fondo.

Aún si se modificara (con participación de gremios, universidades, Estado, estudiantes, profesionales y autoridades), probablemente no se verán importantes progresos en mucho tiempo. Sea cual sea el color del que gobierne. Y aún así, no se logra un debate profundo ni una decisión de debatir una política de estado de largo plazo. Esto sólo puede llevar a la conclusión de que o hay enormes negociados con la salud, o una mediocridad atroz en la dirigencia política y de las instituciones sanitarias. O ambas.


Redaccion por Hernan Cohen

Y vos que opinas?

1 comentario

  • Fab dice:

    No hay porque darle tantas vueltas al asunto, funciona mal, la excusa de cambiemos es que antes pasaba lo mismo?, sean serios van dos años y la última vez que me toco ir tuve que ir a reclamar tres veces a la dirección para que pusieran personal en la guardia traumatológica ya que no había nadie…increíble siendo una guardia no?, adonde me tengo que ir en una emergencia???, pasa lo mismo en el hospital Austral?, por la plata baila el mono, perdón digo el médico?.LAMENTABLE

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

?>