Barreña presentó su libro: “Justicia al Doroteo”

Barreña presentó su libro: “Justicia al Doroteo”

La presentación de la cuarta obra del autor local se realizó en el Museo Municipal Bernardo de Irigoyen y tuvo música para acompañar. Se leyeron extractos de la historia del protagonista de la leyenda, a quien el autor trata de reivindicar tras hallar documentación en una hemeroteca.

En la cálida y húmeda tardenoche del viernes, en el salón del Museo Municipal de Gral. Rodríguez se presentó la cuarta obra terminada de José Luis Barreña, conocido tanto por su oficio de joyero como por su paso por la política, el periodismo, la docencia y desde hace unos años, por su afición a la fotografía y sus libros publicados: “Aves Rodriguenses” (2011), “Aves con Historia” (2014) y “Fin de vía: el presente de un ayer” (2015).

Si bien esta leyenda está apuntada principalmente a ser vendida en España, seguramente habrán suficientes ejemplares para que disfruten los vecinos rodriguenses. Los pueden adquirir en la librería Aramís o en el local de José Luis, la Joyería María Aylén, en frente a la plaza Martín Rodríguez, sobre 2 de Abril.

Esta vez, tras realizar cuentos y resúmenes históricos de la naturaleza y geografía argentina, Barreña se propuso otro género, otra época y otro punto de referencia geográfico.

Este ejemplar es una novela histórica inspirada en el epílogo del siglo XIX, donde miles de españoles venían a estas tierras en una de las oleadas migratorias que pobló nuestra patria.

Entre los miles que llegaron, bajó de un barco un personaje que huyó de la Ley en sus pagos y se asentó en este continente forjando una fama de jugador, sin trabajo conocido y de carácter temerario hasta volverse un “malevo” de nuestra Buenos Aires, donde se ambienta parte del relato, del cual se anticiparon en el evento algunos párrafos especiales.

El periodista local Sebastián Piccardo y otro colega, Máximo Puskovas (una vez más destacado por su capacidad en estos menesteres) leyeron fragmentos ante el público presente, muy ávido de conocer los detalles.

La historia del Doroteo, que tenía ese mote a pesar de su verdadero nombre (Gabriel), tiene relación con un extranjero en la Buenos Aires de fines de siglo XIX, con distintas mixturas y como dijo Puskovas, tan cosmopolita como dura y competitiva.

La vida de juerga, peligro y dinero fácil del Doroteo no puede sino estar conjugada con la violencia, sin embargo, José Luis hace de un relato periodístico que contiene datos reales, la historia del “malo de la película”, que si no fuera por su búsqueda, sería una leyenda dudosa y no una historia real.

Según contó el autor, “El Doroteo” tuvo que volver a su pueblo español, donde lo catalogaron de lo peor, pero parece que hubo quienes se interesaron en marcar su historia con falsedades.

Desde las aristas de su personalidad especuladora, abusiva y ventajista, uno espera encontrar el relato de un “Malevo” odiado, pero algo de misterio genera conocer qué hay detrás del “Doroteo”, y descubrir qué habrá encontrado Barreña en un archivo de una hemeroteca española que pudiera hacer “justicia” para un personaje que la leyenda española y los periódicos de aquella época dotaron de atributos nada positivos.

José Luis pasó por el pueblito español y buscando algo de lo suyo, porque son sus raíces, encontró esta historia. ¿Qué habrá detrás del abusivo Doroteo, que se hizo malevo en Buenos Aires y terminó como el hombre más vilipendiado por la historia de este pueblo fronterizo?

Buen clima, música y anécdotas:

Más allá de lo literario, también hubo otras artes. Alfonso Fiorentino y el Santafesino Gregorio Domínguez (un fanático del jazz que dió una lección de la importancia de reconocer la cultura y las artes en estas épocas) musicalizaron con solos de guitarra la velada y decoraron con sus acordes folclóricos un espacio que bajó a todos los presentes de la agobiante rutina, al relax de un mundo de relatos, curiosidades históricas y colores de distintas personalidades de época.

Entre los que asistieron, hubo presencia de autoridades municipales y una mesa con un aperitivo, hubo de todo en la noche, música, relatos, cultura y anécdotas. Sólo faltaron las deliciosas aceitunas condimentadas de las ediciones anteriores, José Luis. Quedarán para otra ocasión, cuando la curiosidad insaciable que posee el multifacético Barreña, nos invite a otra presentación.

Sinopsis

“Justicia al Doroteo”, es una novela, parte ficción, parte realidad, donde se confronta historia con leyenda.

Doroteo, llega a la Argentina, a Buenos Aires, en 1892 desde el pueblo de Fermoselle en la provincia de Zamora. Tuvo que partir de España por un problema con la ley, nada de gravedad. Después de 8 años en Buenos Aires -donde logró hacerse hombre y malevo de ley- debido a una falsa y artera denuncia, debe regresar forzadamente a su tierra, llevándose a su pequeña hija argentina. En su terruño se ve obligado por sus principios y cultura a tener que resarcir el orgullo mancillado de su padre.

Actuando como un policía, sin serlo, pone orden con su presencia y coraje en la villa fermosellana, esto molesta a los poderosos quienes a través de una pandilla tratarán de acabar con él. Los sucesos que se desarrollan por su accionar llegan a tener eco en toda España y la prensa de ese país se ocupa de sus andanzas y consecuencias.

Hasta Miguel de Unamuno escribió un artículo sobre  el Doroteo en el diario  La Prensa de Argentina en 1905.

Doroteo termina siendo víctima de una deshonrosa injusticia, la cual continua con la peor de las inmoralidades: la leyenda negra del Doroteo que llega hasta este presente, sin que hasta esta novela, nadie haya reivindicado la verdad de los hechos, separando historia de leyenda y haciendo que esta última se transforme como producto de la propia historia. De ahí el título del libro.

En el prefacio, Barreña ambienta el pueblo de sus orígenes familiares:

La ciudad de la mitad española de la historia del Doroteo, una ciudad de motes y de conflictos que dejaron huella, una huella que tendrá su revisionismo en la pluma de Barreña.

La ciudad de la mitad española de la historia del Doroteo, una ciudad de motes y de conflictos que dejaron huella, una huella que tendrá su revisionismo en la pluma de Barreña.

El Doroteo era un hombre de su tiempo, de esa villa zamorana, fronteriza y caciquil. Un pueblo relevante por su población la cual el tiempo y los avatares económicos disminuyera hasta los prácticamente 1.500 habitantes de la actualidad.

Un Fermoselle muy diferente al actual. Con sus gentes siempre trabajadoras tenaces, con el característico orgullo castellano, con la alegría de sus fiestas, sus cantares, sus comidas características, sus motes; todo esto que actualmente se mantiene intacto, como mencioné antes. Este otro, tenía además caciquismo político, navajas siempre dispuestas a utilizarse, naipes y juego, contrabando y pandillas.

Es mi deseo puedan disfrutar de este relato, y de ser posible, sirva para reflexionar sobre otras tantas historias y sobre la misma historia.

 

Compartir en las redes



Y vos que opinas?