Marino: “El peor año del hospital fue el 2014”

Marino: “El peor año del hospital fue el 2014”

En la segunda parte de la entrevista realizada al director del Hospital Vicente López, habló de la necesidad de repunte del hospital, de las dificultades y de lo que ve como mejora. Dio datos puntuales que dicen cuándo fue el peor momento de la caída de atenciones y calidad y detalló lo que fue el peor momento del hospital y la importancia de la reorganización de protocolos.

Segunda parte de la entrevista (video al cierre):

LP: – ¿La necesidad de mejorar el mantenimiento tiene que ver con el dinero o con la capacitación de personal que debería ingresar?

hospital-vlypCM: – Si hablamos de capacitación, hoy el personal está capacitado para hacer determinados arreglos. No podría hacer arreglos en la altura, de máxima complejidad o en tableros electrónicos. Hoy, el hospital, los hospitales, tienen una estructura tecnológica que están totalmente automatizados. Entonces, nuestros operarios trabajan mucho, bien, pero en las obras simples. En las complejas, hay que hacerlo con empresas. Cortar un árbol que tiene 40 metros de altura lo tiene que hacer una empresa, no mantenimiento. Y son extremadamente caras.

LP: – Esto hace que inevitablemente encarezcan algunas cuestiones.

CM: – Son extremadamente caras.

LP: – La Provincia, ¿pudo aumentar el presupuesto para el Hospital Vicente López en los últimos tiempos con esta inflación?

avanza-el-nuevo-hospital-1CM: – Nosotros, de un tiempo a esta parte, no tenemos problemas de insumos. Puede haber puntualmente un problema en alguna prótesis que tenga que ver con PAMI, que tenga que ver con algo, pero muy puntual. Pero lo que es el uso del 95 por ciento de lo que es drogas y descartables no hay problema.

LP: – ¿Hubo en algún momento problemas de insumos?

CM: – En 2014 fue un caos. Nosotros salíamos a comprar con plata de cooperadora gasas y una droga a la farmacia. Teníamos una importante en el abastecimiento. Hoy lo retenemos. Si hablás de equipamiento, ingresó mucho al hospital. Ingresaron mesas de cirugía, endoscopio, artroscopio. Hoy la tecnología es sumamente importante para tratar a un paciente. Ya hay cirugías que se hacen endoscópicamente, ya no se hacen las grandes incisiones, post-operatorio… Hoy se trata de otra forma. Y si no tenés tecnología tampoco tenés el profesional que venga a trabajar. Este es otro recurso que está, y todavía hace falta. Pero fíjense que la guardia es una guardia con elementos de última generación, tecnología. Hoy estamos en capacidad de atender en la guardia a alguien que tendría que estar en terapia intensiva. Hoy estos recursos están acá y hoy atendemos a la gente.

LP: – Con estas incorporaciones se logró normalizar en algunos sentidos. Si tuvieras que hacer todo un conjunto de personal que falta a nivel edilicio, atención y capacitación, todo ese “menjunje” de problemas, ¿en qué porcentaje pudiste avanzar en tu lapso como dirección?

CM: – Mirá, el mayor déficit que tiene hoy el hospital es en la estructura organizativa. Cuando llegamos a la dirección del hospital, la estructura de la organización de servicios no estaba clara, no había una forma de trabajo que permita quién se encarga de cada cosa, cómo se hace cada cosa, si está actualizada o no. Esa estructura que se sostenga es algo que se había perdido de hace bastante tiempo en el hospital. Y hoy estamos trabajando con la planificación, la organización, los protocolos, la estructura, el armazón organizativo del hospital para que el hospital camine como tiene que caminar. Ese es el mayor déficit a pesar de los 101, 102 años que tenemos ahora.

Hoy si no tenés una estructura de organización no tenés nada. Entonces, lo que tenemos que generar es una estructura de organización entregarla a la próxima dirección, esta carpeta que tenés acá (y la señala), que tiene que ver con las estadísticas, con la equivalencia de enfermedades, con las obras que hacen falta, con cómo se proyectan hoy las enfermedades dentro del Municipio… Toda esta información es básicamente para la estrategia de la atención y para entregar una dirección con un grado de organización mejor que la que hemos tenido nosotros.

Hoy estamos frente al compromiso de la atención porque en 2014, el hospital, prácticamente, había cerrado servicios. Se hicieron 80 mil atenciones de guardia cuando deberían hacerse, por ejemplo, el año pasado, 116 mil, y en 2010, se hicieron 139 mil. Eso significa que todavía estamos debajo de una atención real.

LP: – O sea que el 2010 fue el último año más o menos lógico en atenciones. ¿Y después de eso hubo una caída?

CM: – 2010 y 2011 fueron los más lógicos. Luego hubo una caída. La mayor depresión fue en el 2014 y parte del 2015. En 2016 y 2017 fueron repuntes. Una cosa es atender y otra cosa es atender con calidad, que es el otro fenómeno que tenemos que atender en la dirección. Si yo tengo en la mano un protocolo actualizado es hablar de calidad. Y esto es hoy lo que nos ocupa, hablar con nuestros médicos para ver qué necesitamos para, por ejemplo, la neumonía.

Se puede organizar mejor la atención en la guardia. Pero hay problemas de organización. Cuanto menos problemas de organización, mejor atendido será el paciente. O sea que hoy, nuestra responsabilidad no es sólo que vengan, sino que sean mejor atendidos. Pero es algo que se está tratando de remontar después de muchos años de falta de estructura y organización real. Estamos tratando de llevar adelante esto con el compromiso de dejar cosas en el hospital para que otro pueda ver, entender, volver y retomar la organización hacia el cauce que tiene que tener.

LP: – ¿Cuál fue el mejor momento del hospital que recordas?

obras-en-pabellon-atucha

El pabellón Atucha es uno de los que más obras recibieron y aún restan reformas.

CM: – Los años ’90 hasta el 2000 y pico fueron años de mucha presencia hospitalaria, de mucho esplendor, cabecera de la región, de sostener servicios importantes, de tener la tecnología que en ese momento era de punta. En esos diez años que yo recuerdo, y no quiero ser injusto con las otras épocas del hospital porque tenemos 102 años. Entiendo y he leído que hubo épocas brillantes previas a esta era. Pero hoy, con los recursos tecnológicos, el capital humano, asociándonos a la Universidad de Buenos Aires que dentro de muy poquito podremos hacerlo, asociándonos a sociedades científicas. Hoy traumatología está asociada a su sociedad científica. Es decir, generar nuevos vínculos con las sociedades científicas y universidades va a hacer que esto sea un futuro próspero para nosotros.

LP: – ¿Crees que la circunstancia política y social en la que te manejás hoy comprenden realmente la situación del hospital y lo que necesita? ¿En qué porcentaje lo comprenden? ¿Qué se sabe social y políticamente?

CM: – Es histórico esto. La salud no es bien atendida desde hace tiempo. Y si ves en los profesionales y su paga dentro de un hospital, estás haciendo alguna acumulación en el tiempo. Seguramente no tendrá que ver con esta gestión, sino con algo histórico. Si bien lo tenemos en la Constitución, como un techo, este derecho, como el de la educación, quizás no están tan bien atendidos. Esa es una evaluación que estamos haciendo. Si estamos aquí y ahora en esta situación por algo será.

LP: – De todas esas estadísticas que debés tener ahí, ¿cuántas conoce el ámbito político hoy? ¿Te han pedido informes o evaluaciones?

CM: – Me han pedido pocos informes. En realidad, yo tengo la obligación de dar los informes y no me tienen que pedir. Yo soy un efector de salud y tengo que dar los informes para poner en alerta las situaciones. Entiendo que hoy es cada vez más fructífero, que cada vez hay más interés en estos temas. Entiendo que no solamente tiene que haber un interés político, sino también un interés real por mejorar la salud pública porque las chicanas políticas son efímeras. Vamos a preocuparnos y ocuparnos de esta problemática de la salud.

Mirá la charla:


Redaccion por Hernan Cohen

Y vos que opinas?

2 comentarios

  • oscar dice:

    el problema es que desde su inauguración ( los malos empleados) se encargaron de robarse todo lo que encuentran y los teoricamentes buenos no los denuncian y llegamos a este desastre lo mismo pasó en sommer.

  • oscar dice:

    mi padre permaneció internado hasta su muerte en la década del 80 ya era deplorable el estado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

?>