Una vecina de Altos del Oeste atravesó dos episodios de inseguridad en menos de dos meses

Una vecina de Altos del Oeste atravesó dos episodios de inseguridad en menos de dos meses

Primero, un incendio del cual sospecha que habría sido intencional; luego, una noche de terror junto a seis delincuentes.

Felipa (75 años) y Pablo (71), tía y sobrino respectivamente, son vecinos del barrio Altos del Oeste, con domicilio en Canadá esquina Arenales.

Desde diciembre del año pasado, ambos están atravesando una situación complicada en el barrio. Todo comenzó el 5 de dicho mes.

img-20190117-wa0040Su hijo, Yuri, estaba construyendo una casa lindera al hogar de Felipa. Para ello, había contratado a un albañil, el cual se llamaría Daniel y viviría por el barrio. Por cuestiones económicas, tanto Yuri como su madre decidieron frenar la construcción a comienzos de diciembre. Cuando amanecieron el miércoles 5 de diciembre, se encontraron con un panorama difícil: la obra de la casa para Yuri estaba completamente ardida.

Según pudieron averiguar, el fuego habría comenzado a las 3:00 horas. Sin embargo, no tienen indicios sobre cómo fue que se produjo, por lo cual sospechan del albañil, Daniel, como posible autor del incendio, que estuvo acompañado por el destrozo de las ventanas y objetos que se encontraban en el interior de la morada.

Al consultar a vecinos, la respuesta no fue positiva ya que éstos habrían expresado no querer “meterse” en este tipo de asuntos.

Respecto del albañil, su principal sospechoso, lo consideran una persona con la cual había buena relación, sin embargo, ésta habría cambiado una vez que ordenaron frenar la construcción y dejaron de abonar dinero.

img-20190117-wa0041Poco después de un mes, más precisamente el último 13 de enero, Felipa volvió a ser víctima de un hecho lamentable. En esta ocasión, junto a su sobrino Pablo (71), con quien sufrió un asalto en su propia casa.

Alrededor de las 5:00 horas, mientras dormían, Pablo fue sorprendido por tres sujetos encapuchados, de los cuales uno le estaba apuntando con una pistola en la cabeza. Acto seguido, fue insultado y forzado a levatarse de la cama.

Tras exigirle dinero en efectivo, joyas y demás elementos de valor, a Pablo lo amordazaron y ataron de pies y manos y los malvivientes comenzaron a revolver los muebles y distintos sectores del hogar. Felipa, que estaba durmiendo en una de las habitaciones, también fue sorprendida por otros seis individuos. A diferencia de su sobrino, ella no fue atada ni amordazada.

img-20190117-wa0039Tras una hora en el interior del hogar, los seis delincuentes se retiraron dejando a Pablo en el suelo tapado con un colchón de dos plazas.

Pasadas las horas, Felipa y Pablo pudieron constatar que los ladrones sustrajeron un teléfono celular Samsung negro con un chip de la empresa Claro, 10.000 pesos, 100 dólares, diferentes prendas de vestir, una TV LED de 32 pulgadas, dos garrafas de 10 kilos de gas envasado, una pava eléctrica Oster negra, una mochila azul que en su interior contenía el DNI y documentaciones varias y una bicicleta playera de color roja.

La familia reclama también que hay algunos vecinos de mal vivir que quieren aprovechar que son de origen extranjero y que muchas veces sus casos no son tomados en cuenta. En el barrio conviven múltiples culturas y suelen ocurrir varias escenas de discriminación, no sólo de los locales, sino entre mismos extranjeros, según lo expresado por la familia.

Mirá el testimonio de la vecina:


Redaccion por Redacción

Y vos que opinas?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

?>