La planta de Marolio, por arrancar a producir: “Después de este, seguirán más proyectos”

La planta de Marolio, por arrancar a producir: “Después de este, seguirán más proyectos”

La famosa empresa familiar de alimentos está próxima a comenzar la producción de fideos en su modernísima planta ubicada sobre la calle Corrientes en el barrio San Carlos. Uno de los dueños, Juan Nicolás Fera, nos recibió, mostró las instalaciones y sorprendió con los relatos sobre cómo fue el paso a paso, cuántos trabajadores tendrán y las otras inversiones que se confirman para nuestro distrito en los próximos años.

La familia Fera es sinónimo de producción en nuestro país y su instalación en el distrito ha sido una de las cuestiones económicamente más auspiciosas para la ciudadanía en los últimos años. La enorme planta ya está a punto de comenzar a producir fideos largos y cortos que se venderán para todo el país como principal foco. La tecnología italiana la posiciona como la más moderna planta de fideos de Latinoamérica, pero además, las innovaciones de argentinos llamaron la atención del equipo de profesionales italianos que inspeccionaron la industria.

Con un enorme orgullo de lo obtenido, los nervios de estar tan cerca de producir (en el próximo mes podrían comenzar a operar) y la predisposición por capacitar al personal y hasta colaborar en la terminalidad de sus estudios, el joven Juan Nicolás Fera, llevó a La Posta a recorrer las entrañas del emprendimiento construido y se sentó a responder preguntas sobre el presente y futuro de la empresa en el distrito, que agregará más naves, otra fábrica (de pan rallado) y mudará todo su centro logístico de Moreno hacia lo que terminará siendo casi un parque industrial exclusivo de la firma.

La Posta (LP): – Estamos en la empresa Marolio junto a Juan Nicolás Fera para preguntar sobre este “monstruo” que es una empresa muy grande que se instaló en Gral. Rodríguez, que teníamos muchas expectativas de ver. Y ya están a punto de comenzar con la producción de su fábrica de fideos, que es una fábrica modelo. ¿Cómo se está viviendo este momento previo a empezar a empaquetar productos?

Juan Nicolás Fera (JF): – Estamos con mucha ansiedad, haciendo las pruebas finales para poder empezar a producir directamente los fideos. Ansiosos, preocupados, nerviosos, estresados. Pero falta cada vez menos. Estamos con las pruebas finales para poder traer la harina y empezar a producir. Esta planta va a ser la planta más importante de Sudamérica de fideos.

LP: – Es muy difícil llegar a este punto desde el día uno hasta ahora, pero seguramente por el tipo de tecnología que incorporaron, italiana, con mucho trabajo argentino, deberían tener un menor mantenimiento que otras empresas, ¿no?

img-20190125-wa0008JF: – En realidad, como esta planta, en el mundo, sólo hay cinco. Es la primera en Sudamérica. Lo que buscamos acá es agregar tecnología para poder producir la mejor pasta al menor costo posible en nuestro país y, de esa forma, poder seguir manteniendo nuestro esquema comercial, que es el mejor producto al mejor precio.

LP: – Teniendo en cuenta lo que es el estilo que tiene Marolio, mucho consumo local, argentino. ¿Este producto va a estar pensado para las mesas de los argentinos o también se va a exportar?

JF: – Nosotros siempre pensamos en el mercado local. Es de donde venimos, de donce crecimos. Nos interesa cien por ciento el mercado local. Vamos a hacer todo el esfuerzo para que todo el producto sea en el mercado local. Si llega a haber algún excedente, se exportará, pero nuestro objetivo primordial siempre fue el del mercado local. El de poder, como decía, ofrecer el producto de la mejor calidad a un precio justo.

LP: – En cuanto a plantas, ya no de esta índole, ¿hay muchas en el país que producen fideos?

JF: – Sí. Hay muchas plantas. Lo que pasa es que el mercado está muy concentrado, las góndolas están muy concentradas. Nosotros salimos a desconcentrar góndolas, a poder ofrecer un producto y que exista la competencia.

LP: – Eso es algo que en muchos rubros no hay. Vamos al mercado y encontramos una o dos marcas de casi todo.

img-20190126-wa0034JF: – Sí. El mercado argentino está concentrado. Lo que nosotros buscamos con nuestros productos es eso: poder competir y, de esa forma, empezar a bajar costos de precio de venta.

LP: – O sea, que el precio que tienen hoy, bajarlo.

JF: – Sí. Después dependerá de la inflación.

LP: – ¿Cómo está el precio del fideo en Argentina comparado al resto del mundo? ¿Barato, caro o igual?

JF: – Dependiendo las calidades. Hoy en Europa puede estar alrededor de 60 centavos de euro, en Estados Unidos un dólar. Acá debería ser mucho más barato. De hecho, nuestro producto hoy se vende, un producto de 100% trigo candeal, está al público a 24 o 25 pesos, y eso es lo que buscamos.

LP: – ¿Esta planta va a mejorar esas cuestiones de calidad y precio?

JF: – Sí. Estas máquinas hacen la mejor pasta del mundo. Y eso trajimos.

LP: – ¿Hace cuánto que planearon esto? ¿Cómo se hizo la inversión?

JF: – Desde que se puso en un papel y se dibujó lo que iba a ser nuestra planta a hoy llevamos dos años. Para algunos, es rápido, para los que vivimos el proceso, fue larguísimo. Se puso mucho esfuerzo, mucha dedicación. Todo esto que se hizo termina en un paquetito de fideos y la gente, a eso no lo ve. Hubo mucha mano de obra argentina. Estamos orgullosos de lo que hizo la gente. Acá los técnicos italianos eran dos o tres que dirigían, pero las máquinas las armaron los chicos de acá.

LP: – ¿Cuántos metros tiene todo esto? Para que la gente tenga una dimensión real.

JF: – Lo que es la planta tiene 160 metros de largo que equivalen a 8.300 m².

LP: – Toda esa capacidad industrial, cantidad de maquinaria y demás es una inversión millonaria. ¿Han hecho otras inversiones similares a esta o es la más alta?

JF: – No. Nosotros tenemos plantas de tomates, de puré, de arroz. Pero te repito, no importa cuánto. Lo importante es lo que se hace, que es la satisfacción de la empresa.

LP: – La inclusión de una planta como esta en Sudamérica debe ser disruptiva para la industria en general. Debe haber muchos interesados en ver cómo funciona, qué diferencias hay.

JF: – Sí, de hecho, mucha gente es celosa de mostrar su fábrica. Nosotros, todo lo contrario. Han venido colegas que tienen ganas de instalar algo parecido y les hemos mostrado todo, como también hemos ido a plantas de colegas y nos han mostrado todo.

LP: – ¿Hubo mucho viaje desde hace dos años para ir copiando lo mejor del mundo?

img-20190126-wa0024JF: – Mucho viaje para copiar, para pensar, para diagramar. De hecho, en la parte de tableros de energía todo el mundo lo hace de una manera y nosotros con nuestros ingenieros definimos una forma muy distinta y vienen los italianos ahora y quieren implementarla en todas partes del mundo porque es una forma fácil y rápida de operar.

LP: – Innovación argentina.

JF: – Cien por ciento. La ingeniería de la planta se hizo en Santa Fe.

LP: – Cuando vos vas por el mundo, hay un montón de prejuicios que tenemos sobre éste y desconocimientos también. ¿Estamos muy atrás o estamos atrás pero podemos alcanzarlos? ¿Qué es lo que nos saca el mundo hoy que tal vez no estamos aprovechando?

JF: – Lo que es capacidad de la mano de obra creo que estamos en línea o mejor que en cualquier parte del mundo. La calidad de trabajo de la mano de obra nuestra difícilmente la vi en otro lado. Lo que es inversión tecnológica, estamos lejos, porque todavía cuesta que la inversión aparezca.

LP: – ¿Estatal y privada?

JF: – De las dos cosas estamos lejos. Pero siempre hay empresarios locos como nosotros que apuestan a esto, a tener un país de primer mundo.

LP: –  ¿Qué es lo que los motivó a esto?

JF: – Nosotros, habitualmente, buscamos las inversiones en donde los mercados están concentrados, donde vemos que el consumidor no puede elegir, ahí apuntamos. Ahí trabajamos, es la pelea más dura, la que más cuesta, pero avanzamos sobre eso.

LP: – Y hoy, ¿cómo viene esa lucha por aparecer en la góndola?

JF: – Y… Vamos de a poquito apareciendo. Hicimos incorporaciones en grandes cadenas de supermercados. El mercado se va abriendo porque el consumidor exige nuestro producto, que es nuestra bandera, que el consumidor quiera nuestros productos.

LP: – ¿Cuesta pelearle a marcas que se suponen “mejores” cuando vos sabés que tenés un producto mejor y encima casi a la mitad del precio?

JF: – Sí, cuesta. Cuesta, pero lo vamos consiguiendo, lo vamos logrando. Cada vez vendemos más. Es un trabajo de todos los días. Todos los días empezamos de cero, pero vamos avanzando.

img_20190125_152728LP: – En la venta, la crisis actual, ¿afectó a la empresa Marolio en general o se nota en algunos productos y en otros no y se compensa?

JF: – Se cambió el consumo. Se dejaron de consumir productos de alto valor adquisitivo a pasarse a productos más baratos, pero Marolio va ganando espacio y mercados.

LP: – ¿El mercado que más demanda va a tener en el futuro para ustedes va a tener que ver con los fideos? ¿Por qué se eligió el fideo para invertir primero?

JF: – Se eligió el fideo porque el mercado estaba muy concentrado y como siempre salimos a desconcentrar mercados.

LP: – ¿Hay otra cosa que se va a venir además de los fideos?

JF: – Sí. Hay un montón. De hecho, ya está llegando la línea de pan rallado que se va a instalar en esta planta también. Así que sí, vamos a seguir avanzando.

LP: – Pan rallado. Acá el consumo es increíble. Eso también va a influir en lo que son las líneas de producción, más galpones.

JF: – A ver, vamos a seguir invirtiendo. Es una empresa familiar e invertimos todo lo que el mercado genera y después de esto seguirán más proyectos.

LP: – ¿Por qué General Rodríguez? ¿Por qué se instalaron acá?

JF: – La verdad es que teníamos el predio. Teníamos varios lugares donde instalar la planta. El día después de haber dibujado la planta fuimos a visitar a Darío (Kubar), hace dos años, le plantemos la posibilidad de poner la planta acá, que necesitábamos su apoyo para conseguir energía que era lo más difícil en su momento y él se puso a disposición cien por ciento. Lo único que nos pidió a cambio fue darle trabajo a gente de Rodríguez y lo cumplimos.

img-20190126-wa0013LP: – ¿Cuántos empleados ingresaron acá?

JF: – Ya hay 45.

LP: – ¿Cuál es la expectativa para arriba cuando esto ya esté en funcionamiento pleno?

JF: – Entre 75 y 100 personas.

LP: – Quedan más ingresar y también me imagino algo administrativo.

JF: – Para arrancar la primera línea de la planta ya tenemos el cien por ciento del personal. Para arrancar la segunda línea falta tomar la gente. Vamos de a poco. Empezamos por una línea, después la otra y después pan rallado.

LP: – Sabemos que van a mudar muchas cosas de Moreno para acá. ¿Qué es lo que van a mudar a Rodríguez y si eso también va a afectar laboralmente posiciones?

JF: – El centro de distribución se va a mudar con el tiempo. Tardaremos dos, tres o cuatro años. Vamos a mudar el centro de distribución para Rodríguez y esto va a ser como un sector industrial propio.

LP: – ¿Qué tamaño va a tener? ¿El doble?

JF: – No sé. Esperemos que diez veces más.

LP: – Hay un terreno enorme alrededor y todavía están haciendo modificaciones de suelo y demás.

JF: – Sí, porque ya empezamos a construir el centro de distribución.

LP: – ¿Cuándo van a tenerlo listo?

JF: – Depende mucho del clima porque hace cuatro meses que no para de llover. Entonces, eso atrasa. La habitualidad es que se demora año y medio, pero viene para un poco más porque el movimiento de suelo viene complicado.

LP: – Todo ese movimiento de suelo, esa tierra que se mueve y demás, ¿se ubica en otra cosa? Sabemos que ustedes aprovechan todo, hasta el agua que pasa por las máquinas vuelve a ingresar y se trata nuevamente.

JF: – Sí. Todo se reutiliza. De hecho, se trae tosca y se cambia por tierra. Todo lo que se puede. Somos una empresa familiar y buscamos, como se pueda, acomodarnos en que bajen los costos, pero es un trabajo normal que hace todo el mundo.

LP: – ¿Qué han encontrado en el trabajador rodriguense?

JF: – Mucha predisposición. Muchísima. Un gran equipo de trabajo que se formó de cero. Gente sin estudios, gente de primer trabajo, gente que vino por una ilusión. De todo tipo de edades.

img-20190126-wa0023LP: – ¿Todos han salido de la bolsa laboral del Municipio?

JF: – Sí, y alguna gente que tuvimos que salir a buscar con experiencia, pero la mayoría vino de Rodríguez.

LP: – ¿Qué porcentaje del total son empleados locales?

JF: – El 60 por ciento, y va a subir.

LP: – En cuanto a la preparación, ¿cómo hiciste para preparar gente local para preparar un “monstruo” de máquinas?

JF: – Fuimos capacitando. Las máquinas las armaron los chicos y muchos no sabían ni agarrar una pinza, pero se fueron preparando.

LP: – ¿Y los italianos? Entraron acá, vieron el equipo, ¿qué dijeron?

JF: – No pueden creer la predisposición de la gente. Ellos vienen de instalar máquinas en todo el mundo. Pero como dije, se fue preparando, enseñando. El que tiene ganas aprende. Se fueron preparando solos.

LP: – ¿Qué es lo que tiene que tener una persona que quiere trabajar para algo como esto?

JF: – Ganas de trabajar, ganas de crecer, ganas de profesionalizarse. Sólo eso.

LP: – ¿Lo detectan en la primera entrevista ya?

JF: – Sí, se nota.

img-20190126-wa0033LP: – Sabiendo que es una empresa grande, las posibilidades de tener un sueldo estable, beneficios y demás, se nota mucho en una ciudad como Gral. Rodríguez, dentro del conurbano, con algunas diferencias sociales.

JF: – Sí. Nosotros brindamos estabilidad laboral que es muy importante, proyecto a futuro y crecimiento. Hubo chicos que empezaron limpiando y hoy van a ser jefes de producción.

LP: – A pesar de esta circunstancia de crisis, ¿el futuro de la empresa está en algún tipo de riesgo o están asegurados de que van a continuar la inversión?

JF: – No. Somos sólidos y estamos bien y vamos a seguir invirtiendo todo el tiempo que se pueda.

LP: – Se viene la puesta en marcha de la instalación. ¿Tienen fecha?

JF: – La fecha… Todos me preguntan cuándo. La verdad es que estamos probando. Aparecen válvulas que no están, cosas que se rompieron en el armado. Es el momento más estresante, estamos en el momento más estresante. Pero la vamos llevando y nos gustaría que antes de fin de mes estemos en plena producción.

LP: – ¿Qué es lo que ven de Gral. Rodríguez que debería mejorar?

JF: – Yo creo que Rodríguez va a ir creciendo no sólo con la instalación de nuestra industria, porque hay muchas industrias importantes y que se están instalando. Nosotros participamos en la Unión Industrial de General Rodríguez (UIGER); nos juntamos, discutimos, planteamos proyectos, nos escuchan. Rodolfo, que es el secretario de Industria, la verdad que está consolidándose con la Unión Industrial. Vamos a ir creciendo entre todos. Esto no existía en Rodríguez hasta hace un año. En conjunto vamos a sacar buenas cosas.

img-20190126-wa0012LP: – ¿Cómo imaginás dentro de diez años este punto de Rodríguez? ¿Qué es lo que interesa a los industriales para venir y hacer algo tan desafiante como lo que hicieron ustedes? ¿Hay más gente interesada en venir a Rodríguez a hacer algo similar?

JF: – No lo sé. Pero sí conozco las industrias que funcionan en Rodríguez y todos queremos un Rodríguez ideal. Se están haciendo las cosas. El Intendente se movió para que tengamos energía y no es poca cosa. Yo creo que hay apoyo de todos lados porque todos quieren que haya inversión.

LP: – Y ahora, un año políticamente complejo. Independientemente de la fuerza que gane, ¿cómo ves al país, qué tienen como información ustedes que han viajado afuera? ¿Cómo ven al país saliendo delante de esta situación tan apremiante?

JF: – Argentina tiene sus ciclos. Por momentos, “pum para arriba”, por momentos se desploma. Ya estamos acostumbrados a eso. Nadie nos entiende en el mundo, cómo es que sobrevivimos. Los industriales argentinos somos muy capaces. Ojalá que esto mejore el pronóstico, la verdad que se han hecho miles de pronósticos y todos fallan. Como argentino, que nos vaya bien gane quien gane. Como industrial, que se faciliten la baja de impuestos, que vengamos a invertir más. Las grandes inversiones las hacen los argentinos, el 80 por ciento del empleo las hacen las PyMES. Tenemos que fortalecer esa parte.

LP: – ¿Hay empresas locales que a ustedes les interese que se desarrollen para que trabajen con ustedes?

JF: – Siempre. Acá han hecho la instalación de incendio, una empresa local, la de silos, otra empresa local. Siempre es bueno que haya tecnología, siempre es bueno que se desarrollen, que haya mano de obra. Esto es un conjunto. Acá no se salva uno solo. Acá nos salvamos todos o nos hundimos todos.

LP: – Y en ese sentido la relación con la comunidad local. Porque sabemos que hay empresas muy grandes, multinacionales, que se han instalado en Gral. Rodríguez y es muy escasa la participación con la comunidad, qué se sabe de las empresas y qué saben las empresas de la ciudad. ¿Cómo se puede mejorar eso para tener mayor beneficio y comunicación?

JF: – Se necesita mucho diálogo, comunicación, trabajar en conjunto. Como dije hace un rato, tomamos gente sin estudios y Marolio se hace cargo de los chicos que quieran terminar el secundario.

img_20190125_152731LP: – ¿Dentro del staff?

JF: – Dentro del staff de Marolio, el que quiera terminar el secundario, Marolio se hace cargo porque estamos convencidos que la educación es importante.

LP: – O sea, no exigen la educación como requisito para entrar.

JF: – Pero los motivamos a que los terminen y si después se van por una propuesta mejor, bienvenido. Formaremos a otro que va a poder tener esa posibilidad. Tenemos que trabajar e incentivar.

LP: – Vos tenés una planta nueva, por empezar, súper robotizada. ¿En qué deberían prepararse, incluso los chicos que están hoy en el secundario, que vos digas que vas a necesitar en el tiempo gente que sepa esto?

JF: – Nosotros vamos a necesitar profesionales, no profesionales y si no están los profesionales, los capacitaremos, los formaremos e incentivaremos para que estudien. Eso es en la industria. En el comercio, por ahí necesitás otra forma. Tenemos que incentivar en la educación como paso primero; los chicos tienen que terminar el secundario, hay que moverse y acompañar. Educación y trabajo es lo único que saca el país adelante. Cada uno tiene que hacer su esfuerzo. Nosotros, desde Marolio, hacemos el nuestro; el resto tiene que acompañar.

Mirá la planta por dentro:


Redaccion por Redacción

Y vos que opinas?

10 comentarios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

?>