Rita y una ONG céntrica que a pulmón, ayuda a vestir y comer a 30 familias

Rita y una ONG céntrica que a pulmón, ayuda a vestir y comer a 30 familias

En exclusiva con La Posta, la gestora de “Un sueño de esperanza, fe a la solidaridad”, nos contó cómo es su día a día a cargo de la ONG y cómo busca acercar su ayuda a quienes más lo necesitan.

Entrevistamos a una de las varias trabajadoras que sin muchos bienes ni ingresos hace un enorme esfuerzo por ayudar a mucha de la gente que sufre necesidades en nuestra ciudad. Ella tiene un cuaderno donde lleva los casos individuales de más de 30 familias y anota cada entrega de comida o ropa que les hace. Habíamos hecho una nota de presentación, pero esta vez fuimos a entrevistar al grupo que trabaja solidariamente en un garage de una casa sobre la calle Leloir.

Vías de contacto de Rita:

Dar y recibir: un lugar hecho a pulmón para ayudar a los más necesitados

Mirá la entrevista completa:

La Posta (LP): – Estamos con Rita Di Rico en su ONG. ¿Hace cuánto que inauguraste esto?

Rita Di Rico (R): – En agosto van a ser 2 años.

LP: – ¿Por qué empezaste? ¿Hace cuánto estás acá en la calle Leloir?

R: – Dos años hace que estoy acá, pero esto lo empecé 4 años atrás. Yo ya vengo trabajando no de Rodríguez solamente, vengo de Moreno. Ayudando a distintos barrios de Moreno.

LP: – ¿Vos sos de Rodríguez?

R: – Yo soy de Rodríguez, pero siempre digo ‘mis brazos serán cortos pero los de mi corazón son más largos’.

LP: – ¿Y qué te llevó a querer colaborar con la gente que tiene necesidades?

img_20190309_135820

Las dos jóvenes que se acercaron a buscar ropa y una mochila para sus hijos viven con muy poco, ambas tienen terminado el Secundario, dicen y no consiguen trabajo. Muchas de las mujeres están sin familia o sin el padre de sus hijos y luchan por salir adelante. Muchas otras pasan a pedir ayuda, pero Rita se agota de recursos y prioriza sostener a los que ya anotó.

R: – ¿Qué me llevó? Cuando uno llega a ser humilde y cuando uno llega como yo llegué a Rodríguez, con la nada, con mis viejos, y poder trabajar sacrificadamente en los lugares que yo he trabajado con mi papá, que es hacer quintas, paredes, todo (mi papá era albañil), llegó un momento que mi padre siempre quiso tener algo para ayudar a la gente. Es el sueño de mi papá, por eso le puse “un sueño”, porque mi papá quería ayudar mucho a la juventud. Mi papá era Nicola Di Rico, un tano buenísimo que muchos de General Rodríguez lo conocieron. Por eso hice esto, para ayudar a la gente que más lo necesita y a los niños.

LP: – Y has elegido una zona para empezar. ¿Cuál es esa zona donde comenzaste esta tarea y qué hacés por ellos?

R: – La zona fue El Ombú.

LP: – Barrio El Ombú. Localizamos para el que no conoce: Ruta 28, mano izquierda, una calle, una sola entrada.

R: – Es una sola entrada. Bueno, en ese lugar con mis viejos, mi papá trabajaba apicultura y lo conozco de hace muchos años. Y fue que llegué ahí, porque yo estuve hace nueve años atrás con una verdulería acá, y tuve mucha gente que hoy viene acá, desde que estoy ayudando, venían a pedirme verduras y todas esas cosas. Hasta a un comedor de Vista Linda he ayudado. No es que vengo trabajando desde ahora. Ya vengo tomando este camino desde lejos.

LP: – ¿Y qué empezaste a hacer? ¿Con cuántas familias empezaste a colaborar y cuántas son ahora? ¿Y qué hacés por ellos? Acá vemos ropa, que acabás de dar una mochila a una nena.

R: – Acá la colaboración es dar mercadería y ropa que me donan a mí a la gente que más necesita. Desde ropa de verano hasta ropa de invierno. Zapatillas, medias.

LP: – Todo eso, ¿cómo lo salís a buscar?

R: – Me lo donan. Es donación de la gente.

LP: – ¿Y cómo se entera la gente que existe esto?

R: – Porque yo comento entre conocidos si tienen ropa, y me van dando de Moreno, de Luján, de distintos lugares, de acá de Rodríguez también, de La Fraternidad, de Álvarez también me llama gente que tengo que ir a buscar. Es poder juntar esas cosas.

LP: – ¿Cada cuánto le llevás mercadería y qué tipo de mercadería?

R: – Mercadería yo doy una vez por mes porque la donación la hago yo, sale de mi sueldo.

LP: – ¿Dónde trabajás?

R: – Yo soy jubilada. Tengo una jubilación mínima.

LP: – ¿Cuánto es una jubilación mínima?

R: – $ 7.000 (siete mil pesos).

LP: – Y cómo hacés para ayudar a… ¿Cuánta gente?

R: – 25 personas que a veces me ayudan, digamos, Hernán con Javier son los que me dan ayuda, no mucha, pero con poquito como para agregarle.

LP: – ¿Y con eso armás como si fuera un pack de distintos productos?

(Rita solicita a las presentes que muestren la bolsa).

R: – Esa es la bolsa que yo les doy.

LP: – ¿Las chicas vienen una vez al mes?

img_20190309_135806R: – Una vez al mes. Yo tengo un grupo por WhatsApp y les aviso. Ellas vienen y buscan su bolsita.

LP: – ¿Hacen alguna tarea acá también?

R: – Vienen, me acompañan, me ceban mates, me ayudan con la ropa.

LP: – ¿La ropa es para chicos o adultos?

R: – Acá viene para todos. Para adultos, para chicos, para todos.

LP: – ¿Alcanza? Porque la necesidad en una época de crisis económica debe ser mayor. ¿En este momento estás recibiendo gente nueva o tenés que parar acá y seguir con la gente que tenés?

R: – Toda la gente nueva que venga, yo le aviso si quiere venir a tal día a tal hora a buscar ropa que venga a buscar ropa. Se le hace la nota como tengo yo, lo anoto todo los que van llevando la ropa.

LP: – Hacés un trabajo minucioso para llevar un registro. ¿Qué conclusiones has sacado en dos años de trabajo y con esos registros?

R: – A mí me aporta porque esto es por si el día de mañana viene alguien, ya que voy a pensar, con la ayuda de Dios, tener una ONG, y formarla bien con los papeles en regla.

LP: – O sea, por ejemplo, en este momento, ¿has ido a la parte del Municipio donde se colabora para formar las ONGs?

R: – No. No he llegado a nada. Me dijeron que vaya, pero nunca fui. Yo la quiero formar y quiero tenerla para poder ayudar a mi gente. Y esto lo hago con mucho amor, porque sinceramente, he visto mucha gente necesitada. Y que me aparezcan a mi casa, como me han aparecido, a pedirme un paquete de fideos, o si tengo alguna otra cosa, a mí me parte el alma.

LP: – Vos estás localizada en el centro, no estás en un barrio como suele pasar con los merenderos, comedores y demás que hacen este tipo de trabajos. En tu caso, que lo hacés a pulmón, ¿cómo lográs desarrollar la tarea tan de punta a punta? ¿Cómo lo hacés posible?

R: – Con tiempo.

 

 

 


Redaccion por Redacción

Y vos que opinas?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

?>