Una adolescente rodriguense que nació con parálisis cerebral necesita ayuda de la comunidad

Una adolescente rodriguense que nació con parálisis cerebral necesita ayuda de la comunidad

Se llama Agustina Antunez, tiene 16 años, vive en Barrio Bicentenario y asiste a una escuela especial en Haedo.

60602799_2002995056475889_6351151840641417216_nEugenia Antunez es mamá de Agus, y en los últimos días, a causa de su situación económica, recurrió a solicitar ayuda de la comunidad rodriguense para poder mantener a su hija de 16 años que nació con parálisis cerebral, es epiléptica y padece el (irreversible) síndrome de Pierre Robin y escoliosis.

“Ella (Agustina) tiene parálisis cerebral. No habla, ni camina. Esta enfermedad ataca lo motriz. También tiene un estado madurativo global; sufre de desnutrición ya que se alimenta con todo licuado y obviamente no come sola ya que no es independiente, es decir, requiere de mí para darle de comer, bañarse y, además, usa pañales. Tampoco puede expresarse, por ejemplo, si le duele algo”, explicó la madre sobre los síntomas de la enfermedad que tiene Agus.

“Su vida es, en mayor parte, con ella recostada porque no camina. Toma una medicación, pero su patología es irreversible, por lo que hay sobrellevarla lo mejor posible ya que cada tanto sufre de convulsiones. El tratamiento es sólo para su epilepsia y su asma crónica”, continuó.

69202987_2860167607331775_5601149893906268160_nCabe destacar que la joven de 16 años, gracias a la entrega diaria de su madre, trata de llevar una vida normal. Asiste de 9 a 15 horas a un instituto especial en Haedo, el cual es cubierto por la obra social, donde es estimulada con música y tacto exterior. Sin embargo, el servicio de la obra social no cubre otros recursos necesarios como la medicación y los pañales. Éstos son adquiridos gracias a una pensión estatal, la cual no es suficiente.

Sobre la situación económica complicada que le está tocando vivir a la familia y el origen de este llamado a la solidaridad, Eugenia expresó: “Yo quisiera trabajar, pero ella depende cien por ciento de mí para vivir. Entonces, o trabajo ó la cuido a ella”, explicó la mujer. A su vez, destacó el rol de su actual pareja y cómo viven el día a día: “Él no es el papá se sangre, pero la aceptó. Actualmente está sin trabajo como yo y vivimos de las changas que podemos conseguir en el momento”.

Es entonces que desde este espacio, la mamá de Agustina está contando su realidad y difundiendo este pedido de ayuda por parte de la comunidad de Gral. Rodríguez. “Lo que más se necesita son pañales juveniles. Con que haya 5 (cinco) por día, es más que suficiente”. Pero, a su vez, para vivir también requiere de valvas ortopédicas, corset ortopédico, alimentos y, lógicamente, sus medicamentos.

Finalmente, agradeció por anticipado a la comunidad y realizó una última solicitación:  “Simplemente gracias y mil gracias a la sociedad, y otra cosa: a los dueños de los autos, por favor, no estacionen obstruyendo las rampas para discapacitados”.

Para comunicarte personalmente con Eugenia con el fin de ayudar a Agus, podés llamar al 11-2245-8313. También podés dirigirte a la Casa 8 de la Manzana 55 del Barrio Bicentenario, donde actualmente vive la familia.

El afiche que está circulando en las redes sociales al respecto.

Compartir en las redes



Y vos que opinas?