Después de 43 años, José Moreno deja la conducción de La Serenísima

Después de 43 años, José Moreno deja la conducción de La Serenísima

Es el presidente de la compañía lechera desde la muerte de Pascual Mastellone. Dejará su cargo el próximo 30 de noviembre, fecha en la que hará efectivo su retiro, según un comunicado de la firma.

José Moreno, presidente de Mastellone Hnos, dejará su cargo el próximo 30 de noviembre cuando se efectúe su retiro, según anunció en un comunicado la empresa láctea.

“El Señor Moreno se ha desempeñado por más de 43 años en diversos puestos jerárquicos de la sociedad, reemplazando desde el 22 de julio de 2013 al Señor Pascual Mastellone como Presidente del Directorio, cargo en el que cesará a partir de la fecha de su retiro”, detalló el Responsable de Relaciones con el Mercado de la firma, Claudio Fernández, en una nota enviada a la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Los motivos serían pesonales y relacionados a su edad, de alrededor de 70 años. El ejecutivo había ingresado en abril de 1974 a la planta de nuestro distrito, con 24 años recién cumplidos y recién egresado como Licenciado en Administración de Empresas. De hacer trámites en bicicleta en los bancos de la zona llegó a negociar la deuda en el concurso de acreedores que enfrentaron durante la hiperinflación de 1989.

Fue durante muchos años el vicepresidente y mano derecha de “Don Pascual” y por ello, tras el fallecimiento de éste, su familia no dudó en elegirlo como su sucesor. Esto posibilitó una transición rápida en cuanto a la conducción de la empresa.

Desde fines de 2015, Arcor adquirio parte de las acciones de Mastellone Hnos (primero un 20% por unos U$S 50 millones y luego ampliado a 30% durante el año pasado). El último junio, la compañía cordobesa, junto a Bagley, amplió su participación hasta el 42,65% de las acciones. En 2020 podrá, según el acuerdo vigente, adquirir hasta el 49% del capital social; y de 2020 a 2025 podrá comprar el 100% del capital social y votos de la firma. Sin embargo, desde La Serenísima descartaron cualquier injerencia de la empresa líder en golosinas en la decisión de Moreno.

El ejecutivo deja la firma con una industria lechera que sufre a través de los tamberos la suba de costos y las inclemencias climáticas (inundaciones y sequías). De todas formas, La Serenísima se las arregló para quedarse casi con el control total del mercado de leche fresca de Capital Federal y Gran Buenos Aires. La empresa remarcó meses atrás que durante el ejercicio cerrado en diciembre de 2017, obtuvo ganancias por $1156 millones, unos $404 millones más que los que consiguió en 2016.

Compartir en las redes



Y vos que opinas?