El Concejo Deliberante rechazó la rendición de cuentas del Gobierno Municipal

El Concejo Deliberante rechazó la rendición de cuentas del Gobierno Municipal

multiespacio-solares

La votación sobre el Ejercicio 2018 del Presupuesto fue 13 a 7 a favor de la oposición en la sesión especial del martes 28 de mayo, que duró casi una hora y media y tuvo consideraciones de ambos sectores.

El pasado martes 28 de mayo se llevó a cabo una sesión especial en el Honorable Concejo Deliberante con el fin de tratar la rendición de cuentas del Presupuesto Municipal durante el Ejercicio 2018 y, en el recinto, la misma fue rechazada por la oposición que ganó la votación, como era de esperarse, con 13 votos contra 7.

La concejal Claudia Guerra (Unidad Ciudadana) expuso algunos de los motivos por los cuales su bloque rechazaba la rendición de cuentas para el Ejercicio 2018. Primero explicó que el presupuesto “fue inflado para ir poniendo los gastos en los que siempre insiste el Departamento Ejecutivo pese a no tener presupuesto, algunos de ellos de los más irrisorios” y mencionó que la recaudación que se preveía era de “2320 millones de pesos y se recaudaron 1690 millones”. Además, refirió que “hubo 110 millones de déficit presupuestario y una deuda flotante de 162 millones”.

También manifestó que “es la primera vez que hay déficit financiero. Es decir, que no alcanzó el recurso efectivo por 13 millones de pesos”. Además, afirmó que “el Ejecutivo adquirió compromisos que no afrontó en el año y los pasó al siguiente ejercicio. Los que pasaron de 2018 a 2019 son 1120 millones y lo grave es que el 2018 lo cerró sin pagar el salario a los empleados municipales, esperando que cierre el ejercicio para pagarlo en enero de 2019 con fondos afectados por los que tranquilamente el Municipio le dice a la Provincia que tiene esos fondos pero debe pagarle a los municipales. Entonces la Provincia le da permiso para hacerlo y luego le respone lo que está usando ahora porque se quedó sin plata. Y mientras tanto siguen gastando en cosas que quizás son necesarias pero que no son imprescindibles“.

En su alocución, la edil opositora aseguró haber encontrado extralimitaciones en el presupuesto. Mencionó la Secretaría de Economía “con un presupuesto de 50 millones y que devengó 71, más de 20 arriba de lo que pensaba gastar”; el área de Conducción Superior Intendencia “con 98 millones aprobados y 115 devengados”, la Secretaría Privada que “presupuestó 96 millones y gastó 113”, la Secretaría de Gobierno “terminó 10 millones arriba”.

Y agregó: “Sin embargo, aunque en Salud también hubo extralimitaciones, el SAME, por ejemplo, tenía un presupuesto de 19 millones y se gastaron 16; el Hospital Oftalmológico aunque aún no está en funcionamiento presupuestó 7 millones y se gastaron $34.000 y el Odontológico se presupuestó lo mismo y se gastaron $895.000”. Sobre este último centro de salud, la edil refirió que “durante todo el ejercicio 2018 la boca de cobro cerró luego del horario de Tesorería Municipal, entonces no sabemos cómo se hizo con la recaudación allí para hacerla llegar a la Tesorería. Pedimos constancias de pago a Edenor del Hospital y no están en Contaduría Municipal, surgieron versiones de que estaría enganchado de la luz pero no lo sabemos“.

Guerra remarcó otros casos donde se gastó menos de lo presupuestado, como en el área de Seguridad (puntualizando en programa de vigilancia en puntos fijos) donde se “de 71 millones se devengaron 50”, el Fondo Educativo (“41 millones de presupuesto y se gastaron 15” y otros programas de Desarrollo Social.

En contrapartida, también focalizó en las partidas donde se gastó más de lo presupuestado y, según ella, no se habrían visto los resultados de ello. Un caso de los mencionados es el del programa de “control alimentario y sanidad animal” donde se “presupuestaron 519.000 pesos y se gastaron 1.800.000” y “no entendemos cómo, si hubo gastos por encima, los vecinos tuvieron que acercarse con alimentos, ayudas y otras cosas para Zoonosis. También hay bienes que se les dio el alta como nuevos, como escaleras, gazebos y otros elementos, que sin embargo no están”.

Guerra se quejó de que “el Departamento Ejecutivo no permite el control que el Tribunal de Cuentas le otorga al Concejo Deliberante. No nos dan a los concejales el acceso al RAFAM, el sistema que utilizan en Contaduría Municipal y sólo podemos acceder a la información gracias a la predisposición de los empleados del área, pero no podemos interrumpir su trabajo a cada rato y eso nos limita“.

La edil criticó la construcción del aula en la Escuela Secundaria 9 de Güemes “por más de un millón de pesos” en los que el Intendente Darío Kubar “contrató a un familiar”. Y aseveró: “El registro de proveedores del Municipio parece un árbol genealógico del Ejecutivo, tanto del titular como miembros del gabinete. Que no sea delito no quiere decir que esté bien hacerlo“.

Cuestionó la “designación de un coordinador de educacion primaria que da clases de ritmos latinos, la contratación de un camión sin VTV de un pariente del Intendente, el alquiler de barredoras y personal para manejarla pese a que se adquirió maquinaria, los subsidios a gente para pagar la luz en lugar de crear empleo y  las eximiciones irregulares de tasas municipales”, entre otras cosas.

Fabián Polverini, presidente del bloque Cambiemos, explicó que “en el caso de los fondos afectados que eran de 1500 millones para el 2018, todos sabemos que se van a afectar a diferentes tipos de obras en distintos lugares como pueden ser Nacion o Provincia, tienen que ser usados para la realizacion de obras. Esos fondos se van certificando y se van pagando en función al avance de la obra.

Una obra puede durar un año, a veces dos, y se va incorporando en el presupuesto en base a esa estimación. Muchas veces las obras no terminan en los tiempos estimados, van pasando a otro periodo del presupuesto, no alcanzan a ejecutarse en forma completa. Tal es así que teníamos 1500 millones de fondos afectados de los cuales se usaron 709 quedando e resto para ejecuciones futuras. Eso suele suceder cuando tenes obras grandes de pluviales, etc, que llevan quizás varios años”.

Y agregó: “El déficit que tenemos son 110 millones entre lo que presupuestamos y lo que gastamos. Nos excedimos en el presupuesto, pero hay que tener en cuenta que se generó un ingreso extra de mayor recaudación y eso compensa. Esos 110 millones representan el 7,88% del presupuesto aprobado en 2018. Básicamente ese exceso se debe mayormente a recurso humano, hemos tenido un aumento del 58% excediendo a la inflación“.

Además, manifestó: “En caso del exceso financiero es el 1,3% del presupuesto, que es un valor dentro de lo predecible. Y lo que quiero resaltar es que estamos aprobando un presupuesto en el HCD, porque se ha superado el presupuesto estimado, hemos tenido incrementos salariales y el mayor gasto se basa en recurso humano y es lógico que así lo acompañemos. Un Gobierno que decide utilizar un presupuesto en beneficio de su población, mejorando los servicios que estábamos dando, indica que hay una decisión política de afectar los recursos a mejorar los servicios que necesitan los vecinos. Hay un compromiso importante que es mejorar y llegar a lugar a los que nunca habíamos llegado. Asfalto, luminarias, inversión en sistema de salud con el Hospital Odontológico. Ha habido una inversión importante en muchos servicios y eso hace que el presupuesto se exceda. Desde que somos Gobierno el incremento salarial es del 232% superando ampliamente los indices de inflación”.

Sergio Maffía, el ex funcionario de Kubar y hoy edil opositor del unibloque Peronismo Auténtico Rodriguense, tildó de “escalofriantes los numeros” del Presupuesto y recordó cuando formó parte de la campaña política que llevó al actual Intendente a su cargo. “Por entonces hablábamos todos los integrantes de que, en el caso de ganar las elecciones, llevaríamos una gestión austera, cristalina, que priorizara la necesidad de la gente. ¿Que lejos quedaron de esto no? Y digo quedaron porque hace tiempo no soy parte de esta gestión“.

Y agregó: “Recuerdo cuando nos vimos los secretarios y concejales en el Polideportivo e hicimos la primera autocrítica. A los 100 días decían que era la mejor gestión de la historia, ya era crítico yo en esos días y le dije al Intendente que no le iba a endulzar el oído. Hay concejales acá presentes que pueden dar fe de que yo critiqué lo que se había gastado en los corsos. Le pregunté a Cristian Brilloni (Secretario de Economía), y eran $600.000. Y me dijo el Intendente que había personas que les gustaba el corso, y que a su propia esposa también y por eso se llevaba a cabo. Al año siguiente volvieron a hacerlo. Se había despilfarrado dinero”.

Mauro García, de Unidad Ciudadana, aseveró que el Departamento Ejecutivo “no toma en cuenta la real situación económica y financiera del Municipio”. Y agregó que “vemos un superávit en Planificación de Obras, Seguridad, Producción y Desarrollo pero el déficit se da en cuestiones que no tienen incidencia profunda en los problemas de la población. Más allá de nuestro rechazo a la rendición de cuentas, hay un rechazo formal desde el 15 de septiembre pasado que indica que ya no había más presupuesto, según le notificó el contador al Intendente y al Ejecutivo”.

Explicó que “técnicamente la deuda flotante son los compromisos que se asumen para el pago de transacciones económicas ordinarias en un año y como no se alcanzan a pagar se transfieren al ejercicio siguiente. Muy pocos pueden resolver esa deuda en el mismo año. La deuda flotante es de 162 millones en Rodríguez, pero nunca se resolvió el problema financiero y esta deuda a corto plazo se fue incrementando sistemáticamente año tras año. Lo grave es que la deuda de Rodríguez a pesar de que es flotante, claramente pasa a ser consolidada, porque claramente no la puede cancelar porque es evidente que este ultimo año, tampoco lo van a poder lograr. Eso es sumamente grave“.

Y cerró: “El déficit financiero ronda los 13 millones, es una deuda real, efectiva, son números en rojo. Contraídos porque los ingresos son inferiores a los egresos del Municipio. Quiero remarcar que más allá de los gastos innecesarios, esto es el desbalance del gasto del Estado Municipal. Y queda marcado en cómo se ha dado el gasto vigente y devengado. En el endeudamiento feroz, porque ha entrado el Municipio en números en rojo“.

Natalia Ruiz (Cambiemos), por su parte, tomó uso de la palabra dirigiéndose directamente a la oposición. “Este Gobierno invirtió mucho más que la gestión anterior. Si para ustedes el Hospital Odontologico es gasto, estamos felices de gastar . Ustedes ahorraban dinero, para ustedes la Municipalidad era una empresa. Era más importante ahorrar, que construir jardines como hizo esta gestión, que entregarle anteojos gratis a los chicos. Estamos felices de eso“.

Remarcó que “estamos en crisis, sobretodo en los últimos dos años y de la que nos hacemos cargo, pero podemos decir en esos dos años que hicimos más de lo que ustedes pudieron hacer en abundancia. Les sobraba plata. Se jactan de decir que tenían las cuentas en orden. Si, pero sin un Hospital Odontologico, sin hacer carpas saludables, sin hacer asfaltos que se necesitaban los barrios, sin regularizar las escrituras de los vecinos, sin el SAME”.

Además, agregó: “Era tal la abundancia que tenía este país que hasta a los funcionarios les daba la oportunidad para llevársela a su casa. A ustedes les asusta el gasto porque ustedes ahorraban y a los vecinos les faltaba todo lo que en estos cuatro años se les dio. Ustedes eran tan nacionales y populares que tenían un Polideportivo con los baños todos mugrientos, y abandonados. Kubar gastó e hizo unos baños hermosos, arregló el techo para que deje de llover en el SUM. Kubar gastó, y pudo hacer mucho más. Le dio seguridad también con esa entrada que se hizo en la Avenida Presidente Perón entre el Tapié y el Polideportivo”.

Y concluyó: “Nos falta muchísimo, pero en comparación con ustedes que no hicieron nada, este Gobierno sí, gasta, para la gente lo que es de la gente“.

Compartir en las redes



Y vos que opinas?