Familiares y vecinos de Sebastian Niclis expresaron enojo en la TV

Familiares y vecinos de Sebastian Niclis expresaron enojo en la TV

Como en la jornada del martes, hubo un nuevo corte de Ruta 24 aunque parcial y sin quema de neumáticos. Hubo fuertes denuncias al aire de la señal televisiva Crónica, que estuvo en el lugar con un notero que habló con familiares del joven operario fallecido y empleados (ex y actuales) de la granja que hoy está en el ojo de la tormenta.

La empresa avícola “El Solito” continúa en el ojo de la tormenta luego de la trágica muerte del joven operario Sebastián Niclis, de 20 años, que falleció el lunes 30 de septiembre por electrocución cuando se encontraba desarrollando tareas laborales en la granja. Según circuló, se encontraría utilizando una hidrolavadora que le dio una descarga eléctrica que terminó con su vida.

Después de la jornada del martes 1 de octubre en la que familiares y vecinos de Niclis cortaron la Ruta 24 frente a la granja, en el barrio Mi Rincón, y pudieron dialogar con funcionarios municipales y el Intendente llevándose el compromiso de mayores controles y asesoramiento jurídico en el proceso legal contra la avícola; esta vez se cerró el tránsito de manera parcial en puntos diferentes de la autovía y en un sólo carril, sin quema de neumáticos (sólo ramas).

La novedad fue la presencia de un móvil de Crónica TV, que se hizo presente tras dos días de llamados de los vecinos con un notero que entrevistó a los manifestantes, quienes se expresaron su enojo contra la familia Sarlenga, dueña de la granja, y las autoridades. Familiares de Niclis, vecinos, ex empleados y actuales de El Solito, exigen que se haga efectiva la clausura y la empresa cese su actividad y traslade sus animales.

Los funcionarios de Inspección General, Cristina Ferro y “Nito” Hengen aclararon que el Municipio no tiene injerencia para decidir sobre esas cuestiones y sólo tiene potestad para una clausura preventiva relacionada con la Seguridad e Higiene y que las actuaciones definitivas están siendo llevadas a cabo por la Justicia.

Durante los más de 15 minutos que duró la salida en vivo desde el lugar, hubo testimonios muy fuertes de parte de los entrevistados acusando a la familia Sarlenga (dueña de la avícola) respecto del maltrato sufrido, las condiciones de precariedad generalizadas, y el escaso pago en relación a la cantidad de horas y días laborales, ya que la mayoría de los presentes explicaban que se le daban un feriado cada 15 días a los empleados (serían 10 y atenderían a unas 50.000 gallinas) y percibían $600 por día. Desde el piso, los panelistas del noticiero y el conductor Horacio Embón hacían acotaciones. Todos con el mismo tono remarcaron cada una de las consideraciones negativas de la empresa y entes de control.

Hicieron hincapié en un encargado apodado “El Ronco”, e incluso declararon varias personas que habían empezado a trabajar desde pre-adolescentes y los hacían ocultarse cuando llegaba algún tipo de control. Estas denuncias fueron vocalizadas al aire pero al momento no se sabe a ciencia cierta si forman parte de la causa penal.

Otra de las consideraciones fue que la hidrolavadora vinculada a la muerte de Sebastian Niclis es la misma que está allí hace muchos años y que ya había tenido algún inconveniente eléctrico.

El padre del joven fallecido increpó a funcionarios municipales cuando estos sostuvieron que solo se podía clausurar la actividad comercial pero no así los procesos sobre los animales y la mercadería.

La otra polémica surgió con el rumor que existe desde el día de ayer, de que los dueños intentaron dar de alta al empleado posterior a su deceso. Lo que quedó claro es que la mayoría de los vecinos de Mi Rincón, expresaron su voluntad de mayores controles en toda el área rural, y la expectativa de que los propietarios o vendan o dejen la actividad en manos de otras personas. Otras de las consultas que hicieron desde el medio nacional es que pasará con las gallinas.

A nivel ambiental, mostraron una denuncia realizada por una vecina que explicaba que los restos de pollo eran quemados y tirados a una fosa, generando moscas y olores que preocupaban a todos. Práctica que lamentablemente que está generalizada en toda el área y es por eso que se pide que los controles provinciales se hagan presentes ya que se sobreentiende que la zona está bastante dejada de lado por ellos y por los sindicatos correspondientes. Y esto se origina también por la gran cantidad de jóvenes que viven hoy en el barrio Mi Rincón, que tienen solamente salida laboral en un pequeño grupo de empresas de rubros similares por la falta de desarrollo de escuelas de oficios y técnicas, algo que obliga a la población cercana a trabajar desde hace muchos años, en empleos de gran precariedad y escaso desarrollo de movilidad social.

Compartir en las redes



Y vos que opinas?