Sociedad 21 JUL 2021

En Gral. Rodríguez, el Arzobispo de Mercedes-Luján oró por enfermos y fallecidos por Covid-19

Compartí en las redes

La Parroquia del Carmen de General Rodriguez festeja la Fiesta de Nuestra Señora del Carmen dentro del marco de la Pandemia por Covid-19. 

La Eucaristía de la fiesta fue llevada a cabo por el Arzobispo de Mercedes Luján y por el Padre Diego Andreotti, quien reflexionó sobre la fe cristiana en los tiempos de crisis por la Pandemia del Covid-19.

El pasado viernes 16 de Julio, la Parroquia del Carmen de General Rodriguez abrió sus puertas para celebrar la Fiesta de Nuestra Señora del Carmen. La Eucaristía fue presidida por el Arzobispo de Mercedes Luján, Jorge Eduardo Scheining y concelebrada por el Padre Diego Andreotti, Vicario Parroquial y por el equipo Sacerdotal de la Parroquia Medalla Milagrosa.

El discurso dado por el Padre Obispo estuvo marcado por el contexto de Pandemia actual y tuvo en cuenta a los enfermos y fallecidos por Covid-19 y a sus familias en la ciudad. En medio de una reflexión sobre el evangelio de las bodas de Caná, el Padre Obispo invitó a una renovación de fe ante los tiempos difíciles y recordó que Jesús es quien hace una nueva alianza con nosotros, entregando su vida en la Cruz. 

 “Dios está entre nosotros, dándonos vida en abundancia, haciendo plena nuestra vida, porque la vida de cada ser humano es importante. Venimos con nuestras miserias, con nuestras necesidades, para pedirle a Dios que se haga presente en nuestra cotidiana. Le pedimos al Señor que no falte vida: a los ancianos, a los niños, a los jóvenes, a los matrimonios”, reflexionó.

“En nuestra experiencia cristiana católica, la Virgen es aliada nuestra e intercede por nosotros y nos cuida. Amamos a la Virgen porque sabemos que Ella es la Madre del Señor y como Madre del Pueblo, siempre intercede, siempre cuida. La Virgen María, la misma Madre, que tiene tantos nombres lindísimos. La Virgen del Carmen hace alusión al Monte Carmelo. La primera lectura nos decía que allí estuvo el profeta y en ese monte se refugiaron algunos cristianos para hacer una experiencia profunda de Dios. El Monte Carmelo, viene de una palabra hebrea, que significa "viña de Dios, jardín de Dios”, agregó.

«Los invito a renovar la fe en Dios que da vida, en medio de las dificultades y oscuridades de este tiempo. En medio de las enfermedades y de todos los sinsabores, nosotros nos agarramos de la Virgen, nos agarramos de Dios, para que nos llenen de su vida. No hay enfermedad, no hay muerte, que nos separe del amor de Dios. Nadie ni nada nos separará del amor de Dios, ni la muerte. Y eso la Virgen santa nos lo dice y nos lo trae como consuelo. Rezo para que nadie dude del amor de Dios», concluyó.

Fuente: Noticias Mercedinas  

Deja tu comentario
BANNER CAMIONEROS CABECERA