Ecología 4 JUN 2024

Ingeniera Agrónoma, por el desmonte: "tiene que servir para que haya una legislación que impida o regule esta situación"

Compartí en las redes

A la conocida controversia en torno al Monte del Hospital, ahora se le sumó el desmonte en un histórico predio privado de cuatro hectáreas, donde literalmente se arrasaron centenas de árboles, algunos muy añosos, que formaban parte del patrimonio natural de la ciudad. Sobre esta situación se pronunció Mercedes Mestre, ingeniera agrónoma y ambientalista, en Contame La Posta.  

Hay una postal (otra más) que genera preocupación en los ambientalistas locales que mezcla la situación ecológica con parte de la historia del distrito. En este caso se trata un predio ubicado en las calles Tucumán y Maestro Argentino, en el barrio Villa Vengochea, donde otrora había decenas de árboles añosos (robles de al menos 130 años, tipas, casuarinas, ligustros, ombúes, espinillos, alcanfores) que estuvieron siendo talados desde agosto del año pasado para un emprendimiento privado.

Así, precisamente la postal y el paisaje de la zona cambiaron notablemente en detrimento de lo que sería un emprendimiento inmobiliario, más concretamente un loteo privado, en lo que supo ser la estancia San Alejo que perteneció a una familia histórica de General Rodríguez: la familia Vengochea que le dio nombre al barrio. La estancia tenía árboles en el casco original y jardines trazados por el famoso paisajista Carlos Thays, el mismo que diseñó el trazado alrededor del Monte del Hospital.

VIDEO DE LA ENTREVISTA COMPLETA:

Lo cierto es que las tareas de desmonte, que arrancaron en agosto de 2023, se profundizaron en las últimas semanas. Para hablar sobre esta situación, en la última edición de Contame La Posta tuvimos como invitada a Mercedes Mestre, Ingeniera Agrónoma y miembro de la Asociación de Arboricultura Argentina. 

Habiendo visto fotos y videos de lo que está sucediendo en dicho predio, la especialista señaló que "la primera impresión que tengo es de tristeza, esto es irrecuperable", y a continuación profundizó en lo estrictamente legal: "los terrenos y tierras protegidas pueden ser a nivel nacional, a nivel provincial o a nivel municipal. Las nacionales son los conocidos Parque Nacionales, por ejemplo. La provincia de Buenos Aires reconoce algunos espacios y ustedes en General Rodríguez tienen un espacio reconocido por la provincia que es el Monte del Hospital. Ahora, a nivel municipal, también puede haber espacios protegidos; hay municipios como Ituzaingó, San Miguel, que tienen ordenanzas de protección de determinados sectores del municipio. Pero hay ordenanzas que también protegen a estos espacios que son privados, pero se los protege para que no suceda esto (desmonte)".

Desde su conocimiento personal, la profesional ahondó en que, por ejemplo, en Ituzaingó y San Miguel, "cuando un emprendimiento o particular pretende construir en un espacio en donde hay árboles de valor, tiene que pedir autorización a la Municipalidad. No puede ir y tirar abajo lo que quiere. Inclusive hay sectores donde hasta hay que hacer planos de relevamiento de los árboles que hay en su lote, y el Municipio autoriza o no las obras".  

En términos ecológicos, Mestre indicó que "si yo pongo ahora 80 árboles jóvenes en el lugar donde estaban esos y lo miro con el Google (Earth) voy a ver todo un terreno y unos pequeños circulitos que van a ser las copitas de los árboles. Ese es el tema a entender del valor de los grandes árboles. El beneficio ecológico se produce cuando se ven las copas de los árboles unidas".  

En cuanto al tema de la reglamentación por estudios de impacto ambiental, la especialista aseveró que "depende del tamaño de la envergadura del emprendimiento, se supone que se pide un estudio del impacto ambiental, porque hay muchos factores que cambian con esto. Estos árboles que quedan, cuando arranque la construcción, habrá que ver de cuidar sus raíces y ver cómo están sometidos a vientos, corrientes de aire y más. Pero sobre todo el tema fundamental es el corte de las raíces, porque el árbol por las raíces recibe su sustento, si no, se caen o se enferman"

Asimismo, consideró que "viendo las imágenes, esos árboles eran compactos, es como si te dijera que se protegen entre ellos, es una estructura con todo ese techo verde que nos da estos beneficios ecosistémicos donde nosotros también estamos integrados. Y el tema del agua de las lluvias es importantísimo, porque la cantidad de hojas que tenían esos árboles evitaban que una gran cantidad de agua llegara al suelo, y la que llega al piso es absorbida porque es tierra. Por eso digo que es todo un sistema".

"Generalmente, estas cosas salen y se conocen cuando empieza a haber un movimiento, como lo que están haciendo ustedes, como el movimiento que están haciendo los vecinos por el tema del Monte del Hospital. Yo no soy abogada, te aclaro, pero si otros Municipios tienen una legislación, tienen sus ordenanzas que le permiten cuidar estos predios, algunos porque son históricos, otros porque sus árboles tienen un incalculable valor, entonces algo se debe poder hacer. Pasa que el aumento del tema inmobiliario es en todos lados, no es exclusivo de General Rodríguez", añadió. 

Por último, en el streaming semanal de La Posta Noticias, la ingeniera agrónoma concluyó en que "esto tiene que servir para que haya una legislación que impida o por lo menos que regule estas situaciones, para pensar qué pueden hacer las autoridades del Municipio, qué pueden solicitar y exigir los vecinos, ya que el barrio también va a cambiar a partir de esto. Además, en ese lugar estaba lleno de aves y animalitos, o sea, cambia todo"

El terreno en cuestión 

La propiedad, de unas cuatro hectáreas de extensión, fue vendida recientemente (hace unos seis meses) y adquirida por una sociedad que planea hacer un loteo y generar allí un barrio privado. El desmonte generó preocupación entre ambientalistas locales, que dudan de las promesas de estos inversores de reforestar el lugar. Aunque hay legislaciones vigentes en materia de ambiente, la realidad es que se trata de un área en la que ya han dicho desde el Estado Municipal que no hay injerencia, al tratarse de un predio privado.

Todo ocurre a poco más de un kilómetro de donde se encuentra el Monte del Hospital Vicente López (con la diferencia de que se trata de un espacio público y protegido), donde vecinos se unieron para defender el lugar de la tala de árboles y se opusieron a la instalación allí del nuevo edificio del COM y rechazan también el proyecto del nuevo cuartel de Bomberos en el lugar. 

Notas relacionadas
Deja tu comentario