Gustavo Marrone: “En algún momento la cuarentena va a terminar y todo dependerá de la conciencia de la gente”

Gustavo Marrone: “En algún momento la cuarentena va a terminar y todo dependerá de la conciencia de la gente”

El director del Hospital Sommer dialogó con La Posta tras la inauguración del Hospital Modular, la semana pasada, y se refirió a la situación de su nosocomio y el sistema sanitario global y de la región. Además, reveló cuál es el nivel de ocupación de camas de la institución de Ruta 24.

La primera consulta al funcionario fue sobre el nivel de ocupación de camas de Terapia Intensiva en el Sommer. “En cuanto a las camas críticas, las camas de Terapia, tenemos un promedio de 50% de ocupación. No estamos pasando por graves problemas, y de esa proporción, la mitad son pacientes con Covid-19 y la otra de otras patologías. Están en la Terapia Intensiva en lugares separados. Anoche, la Terapia se nos llenó por cuestiones fortuitas, son cosas que pueden suceder, pero a medida que los parámetros se normalizando, va a ir liberándose. Son 12 camas críticas las que tenemos ahí. Y otra en la guardia del hospital. El Ministerio de Salud nos proveyó los respiradores necesarios para completar esa cantidad de camas. Nosotros teníamos cuatro“, explicó.

Sobre que proporción de pacientes rodriguenses tiene el hospital, dijo que “no accedo a la información de donde domicilia la gente. Nos derivan de todos lados, de Moreno, de Hurlingham, de Luján, y de acá de General Rodríguez”. Y sobre la cantidad de fallecidos por coronavirus en el nosocomio, contó: “Fueron cuatro fallecidos por Covid-19 desde que empezó la pandemia. Su desmejoría está íntimamente relacionada con las comorbilidades que esa persona tiene previas al Covid-19. Personas añosas, cardiópatas, diabéticos, con problemas de inmunodeficiencia, insuficiencia renal. Todo hace que sean personas de alto riesgo ante el Covid-19”.

Respecto del manejo de la pandemia en su institución, reveló: “Desde el inicio de la pandemia ya dispusimos un operativo especial dentro del Hospital y redistribuimos personal en la zona donde se iban a atender los enfermos de Covid-19 separado de los otros enfermos. Eso nos dio buenos resultados para que no haya contagios verticales, desde enfermos a personal de salud. Lo que sí nos pasa son los contagios horizontales, entre los mismos trabajadores, producto del descuido, en momentos de relajamiento, cuando hay descanso, en el desayuno, almuerzo, merienda cuando el personal se pone a conversar y al comer no se usa barbijo y no se respeta la distancia. Si el protocolo se cumpliera no habría contagios horizontales. Me refiero a la distancia, los barbijos y el tiempo de exposición con otra persona que no sea de más de 15 minutos”.

De todas maneras, agregó: “Todo esto va a pasar con la ciudadanía en general. En algún momento la cuarentena va a terminar, el coronavirus no, y esto va a quedar, a la larga o a la corta, en manos de la consciencia de la gente”.

Sobre la presunta inmunidad de los pacientes recuperados, señaló: “Para tener respuesta con base científica, tiene que evolucionar un poco más el tiempo que transcurre la enfermedad. No sabemos de gente que se haya reinfectado después de tener la enfermedad. Pero también se puede dar que la inmunidad sea por un tiempo determinado y no de por vida”.

Marrone se refirió también a la terrible posibilidad de que los médicos deban elegir a que ciudadano salvar ante un eventual colapso del sistema de salud. “Tenemos un equipo en el servicio de docencia que ha elaborado normas de procedimiento respecto de este asunto. Ya tenemos las propias en el hospital. No vemos un horizonte que nos obligue a pensar que puede suceder esto. Y la prueba es que hoy, a 150 días de la cuarentena, se inaugura un hospital modular con camas para aislamiento simple y camas de terapia. Lo que vemos es que en todo el país, sobretodo en el AMBA, se sigue aumentando el número de camas y respiradores. Si se diera lo que ocurrió en Estados Unidos o Italia, el abordaje es multidisciplinario. No hay una definición concreta, son situaciones parecidas a los triages en tiempos de guerra. Donde un médico tiene que decidir a que enfermo se le da prioridad en función de las posibilidades de sobrevivir. Esos casos especiales han ocurrido en algunos lugares de España o Italia. Pero yo no lo veo posible acá. Si de algo sirvió esta cuarentena tan larga y tediosa, fue para equiparnos y para no pasar lo que pasaron los países a los que los agarró desprevenido esto”.

Por el contrario, para el director del nosocomio “los hospitales en todo el país, una vez superada esta pandemia, han quedado equipados para contener cualquier tipo de cuadro respiratorio leve moderado o grave con respecto al pasado. Esto es una gran ventaja a futuro, y lo que va a ayudar también es la consciencia de la gente del distanciamiento, el uso de protección personal, el lavarse las manos constantemente. Es fundamental para que disminuya la incidencia de enfermedades respiratorias”.

Respecto del debate sobre si la mayor cantidad de contagios se da en sectores populares de la sociedad o en otros niveles socioeconómicos más altos, fue claro sobre los pacientes que llegan a atenderse en su centro de salud. “Son pacientes de toda índole. En cierto estrato social hay más consciencia de los cuidados personales, quizás. Pero la incidencia se da en todos los estratos sociales. Atendemos los casos febriles y respiratorios en un lugar spearado de la guardia. Hacemos el triage en el ingreso al hospital, cuestión en la que fuimos pioneros. El Hospital Muñiz empezó a hacer el triage en la puerta del hospital. Al clasificar así, nos da la posibilidad de actuar en forma normal. Lo que hemos variado es que no haya aglomeración de gente. Damos turnos telefónicos, y muchas especialidades hacen consultas espontáneas”.

Por último, sobre la atención y la capacidad de otorgamiento de turnos, remarcó: “A veces nos colapsa las lineas telefónicas cuando la gente llama para pedir turno. Instrumentamos un call center que cuando lo arrancamos empezó este problema. Cuando esto se normalice, espero podamos agilizar la entrega de turnos telefónicos. Por vía web, la gente no está habituada, pero se pueden pedir turnos en la pagina del hospital. La forma más tradicional de pedir turnos era ir, pero ahora no lo permiten los protocolos sanitarios, eso hace que a la gente le sea más engorroso”.

Y finalizó: “Todas las personas que concurren al hospital son asistidas completamente. Y hay un seguimiento para pacientes con distintas patologías. Por ejemplo, cardiología sigue trabajando en forma normal, haciendo consultas espontáneas, los estudios cardiológicos se siguen haciendo. No ha parado por la pandemia el Sommer, sí se ha redistribuido el personal y logística. No hay que olvidarse que tenemos dentro del hospital tenemos un megageriátrico con pacientes añosos, de lepra, con comorbilidades. Quizás el más grande del país. Esos pacientes tenemos que cuidarlos como una joya, porque no sólo corren riesgo de morir sino de colapsar el sistema de salud de la región. Es una situación especial por la cual tuvimos que implementar medidas especiales”.

Compartir en las redes



Y vos que opinas?

dailysexporn pornva pornhere porngood